Páginas vistas en total

miércoles, 28 de diciembre de 2016

¡ALERTA, ALERTA!

Pues no pensaba escribir más post este año que acaba y que lo cerrara el artículo #alcoholymenores, pero una simple vuelta por los MM.CC. y por twitter me ha bastado para estar hasta las narices de las alertas: Alertas de los MM.CC., alertas desde las administraciones, desde fundaciones, desde estudios; alertas que nos rodean sobre alcohol y menores, sobre la violencia de género entre chicos y chicas, sobre el consumo de drogas que va a malear (desde que tengo uso de razón) a una generación entera, sobre ninis y su negativa a dejar de serlo y tantas otras alertas.


Pero no oigo alerta alguna sobre la falta de inversión en programas destinados a jóvenes, sobre los presupuestos ridículos que inciden en la promoción de la participación, en la falta de esfuerzos por repatriar a jóvenes que han huido de un  país que se ríe de los y las jóvenes diciendo que emigran para conocer mundo, sobre programas de empleo juvenil más preocupados en apuntar gente que en ofrecerles un empleo en un mercado laboral preparado para la hostelería, la construcción y, por supuesto, para ellas, la peluquería y la belleza. 

Tampoco oigo ninguna alerta sobre la preponderancia en gastos superfluos en actividades de entretenimiento que agotan partidas en detrimento de las actividades que las propias leyes mandatan para su implementación en la población joven, ni de la desolación de trabajar por un mísero sueldo echando horas de trabajo con el régimen de multicontrato precario, ni de la falta de apoyo a organizaciones que trabajan de forma seria con los y las jóvenes.

Tampoco alertan de la dejadez, de la torpeza y de la ignorancia de algunos cargos públicos para hacer lo que las leyes dicen que hay que hacer en temas de juventud, ni del seguidismo a esta práctica para conseguir una subvención, hacer un estudio o vender un periódico más.

Dejen, por favor, las alertas. Dejen de meter miedo y pónganse a poner remedio a todos esos males que desde hace miles de años asolan a los y las jóvenes.

La alerta no debería ser sobre la juventud, sino sobre ustedes.

Buen 2017, sin alertas y con propuestas y presupuestos que propicien que los y las  profesionales también nos pongamos a ello.

“Los jóvenes de hoy en día son unos tiranos, contradicen a sus padres, devoran su comida y le faltan al respeto a sus maestros”.

Sócrates, hace 2.400 años.

3 comentarios:

  1. Chapeau para tí y que tengas un buen 2017. Gracias por este oasis en el desierto.

    Pedro Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por otro año más de pedagogía de la buena. Una vez más comparto tu opinión. Hay mucho trabajo por hacer y hay pocos dirigentes que se crean que las políticas de juventud son LO IMPORTANTE Y HOY MÁS QUE NUNCA TAMBIÉN LO URGENTE. Pagaremos muy caro este desinterés...ya lo estamos viendo..

      Lavarse las manos del conflicto entre el poderoso y el débil significa ponerse al lado del poderoso, no ser neutral.-Paulo Freire.

      Eliminar
  2. Gracias Pedro y EBL por vuestros comentarios. Yo también estoy convencido que esa falta de atención a las políticas de juventud lo pagaremos caro todos. Seguiremos luchando para que no sea así. Un saludo y buen 2017 también para vosotros.

    ResponderEliminar

Este es un lugar para reflexionar, dialogar y exponer. Utilizalo como tal.