Páginas vistas en total

jueves, 11 de julio de 2013

Animación Sociocultural para no iniciados.

Nos quejamos amargamente,  los que nos dedicamos a la Animación Sociocultural,  de la falta de conocimiento de nuestros propios amigos y familiares sobre lo que hacemos:"- ¿A qué se dedica tu hijo? - Hace cosas para los jóvenes y eso". Hemos caído en la trampa de seguir el juego y no dar muchas explicaciones: “para qué si no lo van a entender”. Al final,  esto es como los mítines de las fuerzas políticas que sólo van los ya convencidos y consiguen una endogamia que lo flipas.


Voy a tratar de explicar a los no iniciados qué es eso de la ASC sin nombrar ninguna definición académica (las hay a manos llenas y hasta hartarse) ni ninguna referencia que para nosotros son casi sagradas pero para otros son lo mismo que para mí saber qué es una tronista en Hombres, Mujeres y Viceversa.

A veces habrás oído hablar de ella con términos horribles como educación no reglada o educación no formal, como si los que la hiciéramos fuésemos unos hippies de buen rollo que hacemos cosas para entretener a los niños y la formalidad esté alejada de lo que hacemos. No te equivoques, seguro que en tu profesión también tenéis la manía de ponerle nombre a las cosas cada dos por tres y como está de moda repites los términos innovadores porque parece que sabes más. Esto es común a todas las profesiones.

Pero dejándonos lo superfluo para conversaciones vacías os voy a intentar hacer llegar lo que significa, al menos, para mí.

-      Cuando tu hijo adolescente acude a una actividad de una asociación o Ayuntamiento durante varias tardes para organizar las fiestas del pueblo o para tratar un tema de interés antes de organizar una actividad para otros jóvenes de la localidad (a lo que tú dirías: no sé lo que hace pero mientras está ahí no se está drogando ni tirándole piedras a los gatos). Lo que tu hijo hace es socializarse y comprometerse con otros de sus iguales en una tarea común y no paran de descubrir cosas que tú no le puedes enseñar. Eso es Animación Sociocultural.

-      Cuando tú, madre con los hijos criados, tienes la posibilidad en tu barrio o pueblo de apuntarte a un taller de teatro con otras mujeres y vas notando que cada vez tienes más autoestima que te expresas con más soltura y que has sido capaz de representar una pequeña obra ante doscientas personas. Eso es Animación Sociocultural.

-      Cuando un grupo de personas en un barrio se reúnen para tratar que el entorno sea más habitable para todos (también para ti que pasas olímpicamente de esas reuniones) y que los niños y jóvenes puedan hacer actividades sin tener que alejarse a la otra punta de la ciudad, eso es Animación Sociocultural.

-      Si has pertenecido alguna vez a algún colectivo de gente que se reunía una vez a la semana o cuando pudiera,  para dar guitarrazos, bailar la jota, organizar un campeonato de petanca o tocar en la banda de cornetas y tambores, eso es Animación Sociocultural.

-      Cuando un grupo de jóvenes, con la ayuda de técnicos municipales, organiza un concierto con bandas de estilos que a ti no te gustan pero que a ellos les encantan y son capaces de aportar dinero de su bolsillo y ocupar el tiempo que haga falta para que todo salga bien. Su satisfacción al terminar será infinita y nada habrá más grande que lo hecho entre un grupo de chavales ilusionados. Eso es Animación Sociocultural.

-      Si mandas a tu hijo al campamento de verano sin más pretensión que lo entretengan, no sabrás apreciar que después de una semana come sus cinco veces diarias, variada y con eso que no sueles darle porque dice que no le gusta: legumbres, verduras y frutas. Que ha tenido que trabajar en equipo, que ha sido ayudado o ha auxiliado a un compañero que no podía subir una cuesta, que ha expresado su opinión sobre las cosas que sucedían y  ha participado en la toma de decisiones. Aunque tú no te enteres,  eso es Animación Sociocultural (a veces me pregunto si no sería bueno que la educación reglada  fuera una continuación de lo que se aprende en un campamento y no al contrario).

-      Si tu trabajo termina cuando acabas tu jornada laboral, probablemente no seas Animador Sociocultural.

-  Si está continuamente de cursos, acampadas, jornadas, reuniones, actividades de fin de semana, talleres o de madrugada terminando el dichoso programa, lo más seguro es que tu amigo sea Animador Sociocultural y eso implica que está más formado sobre más disciplinas diferentes que cualquier otro trabajador.

-      Si piensas que cómo es posible que estés cansado de un trabajo en que has estado dinamizando toda la tarde a adolescentes en un parque público haciendo juegos y riéndote,  debes de saber que no es casualidad lo que están haciendo. Se hace por un motivo y corresponde a un proceso planificado en el tiempo y que ha costado más de una reunión interminable. Tienes un objetivo que cumplir y esas risas y esos jueguecitos lo que hacen  es abrir esa cosa tan difícil de ver que es la comunicación y que se expresen libremente sobre sus sentimientos y experiencias sin sentirse juzgados. Eso es Animación sociocultural.

-  Cuando veas a un grupo de personas adultas que no han tenido demasiadas oportunidades en su vida y que quieren aprender, conocer y ser capaces de descubrir vocaciones frustradas o capacidades que siempre han tenido y que hasta ahora no sabían, eso es Animación Sociocultural.

-      Si oyes mucho de sus labios las palabras planificación y evaluación es porque son dos herramientas fundamentales para ellos. Para que salga bien todo esto es imprescindible pensar mucho antes sobre lo que quieres hacer y también después sobre lo que ha sucedido para que los errores nos sirvan de aprendizaje. Eso es Animación Sociocultural.

-      Si trabaja en un barrio con problemas de marginación social (eso que tú  llamas trabajar para los pobres) lo que está intentando es que aquellos que lo deseen puedan tener más oportunidades en la vida. Eso es Animación Sociocultural.

-      Si habla mucho de lo comunitario no le reprendas por pensar más en los demás que en lo particular. Si no hubiera gente así, todos iríamos a lo nuestro y nadie se preocuparía por nadie. Sin Animación Sociocultural esto sería la jungla.

-      Si crees que su trabajo con jóvenes es un entretenimiento,  piensa que en la escuela y, en general, en la familia nadie se preocupa tanto por el desarrollo de la capacidad crítica y la autonomía personal del grupo de jóvenes que tiene a su cargo como un Animador Sociocultural.

-      Si ves que está exultante porque un joven con el que trabaja y con todo en contra ha salido hacia adelante o si observas su tristeza por lo contrario, eso es Animación Sociocultural.

Y en todo esto y muchas cosas más es posible que trabaje tu familiar, amigo/a o novio/a. Como comprenderás este tinglado no sale solo, es necesario que haya gente especialista en esta materia, muy leída y muy currada, que planifique estas acciones y acompañe a las personas en su propio desarrollo.

Para finalizar, te diré que esa palabra que está ahora tan de moda, empoderamiento, es lo que venimos haciendo los Animadores Socioculturales desde hace un siglo. Y  tú, sin saberlo.


Sólo hacen falta dos cosas: la primera, que nos expliquemos sin miedo a que no nos comprendan y la segunda, que tú, madre, padre, amigo/a o pareja, escuches e intentes comprender, igual que yo te escucho sobre lo que tú haces. 

Es lo justo.

25 comentarios:

  1. Chapeau

    Pedro A. Fernández.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta este artículo. Soy profesora de animación y ni siquiera ellos mismos acaban sabiendo lo amplio que es el campo de la Animación Sociocultural. Gracias por el artículo.

      Eliminar
  2. Estupendo artículo.Con esto se demuestra que la Animación sociocultural está muy presente en nuestro alrededor,una pena que la gente no la reconozca,no la identifique y no la valore cómo realmente se merece.
    Aunque no pueda trabajar siempre en este ámbito,la animación impregna a la persona y al final aparece en cualquier trabajo,situación o vivencia,por lo menos es lo que yo siento.
    Ojalá algún día,no muy lejano,nos encontremos en el lugar que nos merecemos.Seguiremos luchando!
    Saludos.

    B.A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias B.A., por tu comentario. Efectivamente son muchas las personas que pasan por este mundo en la juventud como trabajo esporádico pero las experiencias les marcan para siempre.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Uah! Que bueno. En el entorno del tercer sector y del asociacionismo, que conozco más, mira que generamos documentación y qué poco lo compartimos desde un lenguaje para humanos... esos a lo que ponemos en círculo y numeramos :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier. Si, muchas veces nos olvidamos que estas ciencias son eminentemente humanas y nos da como si estuviéramos tratando con botijos. El lenguaje puede hacer que algo sea comprensible o indescifrable. Las poses han de ser para los famosos de la tele no para nosotros.
      Saludos y gracias por tu colaboración.

      Eliminar
  4. Yo soy educador social pero me veo identificado con lo que comentas en muchos casos. Primero que mi familia tardó 7-8 años en entender a qué me dedicaba principalmente porque yo tampoco soy dado a contar mi trabajo (sólo anécdotas divertidas, ocurrencias de los niños...) pero lo serio me lo guardo.

    Por otra parte los colegios y asociaciones profesionales pienso que tendría que dar voz al trabajo que hacéis porque lo siguen relacionando con monitores de escuelas de verano (sin faltar al respeto, que todos hemos sido monaguillos antes que frailes) y que parece que sólo os dedicáis a tenerlos entretenidos sin pararse a pensar en los valores que inculcáis. El tema de la participación que tanto insistes (con razón) es vital.
    Aun así pienso que tendríamos que hacer ver este trabajo de alguna forma.
    Un saludo.

    Ah! Pienso que podrías mandar este post a diarios digitales (cartas al director y tal)

    @mignesias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Lo mejor que podríamos hacer es lo más simple: hablar sin tapujos de lo que hacemos porque es una labor importante. Lo de los MM.CC. lo veo más difícil ya que, además de que no me fío lo más mínimo, no creo que estén interesados en nada de esto.

      Gracias por tu comentario y espero que sigas participando en el blog aportando tu opinión cuando quieras.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Excelente.

    Tenía una cierta intuición, pero ahora lo tengo claro. Yo quiero ser animador sociocultural.

    Muchas gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Luís. Espero que sirva para que, al menos, un familiar descreído sepa lo que hace su hijo/a.

      Un saludo y espero que sigas dándote una vuelta por aquí de vez en cuando.

      Eliminar
  6. Gracias por describir la ASC de forma sencilla. Simplemente añadir que cuando me preguntan a mi les digo que se busca un cambio social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juanma. Esa es una de las claves transformar la sociedad a partir del cambio de las personas. Sin personas, no hay sociedad.

      Un saludo y espero que sigas aportando al blog.

      Eliminar
  7. Gracias!. Soy animadora sociocultural y algunas personas me comentan, ahora que acabo de finalizar Turismo, que la ASC me 'complementa' ésta última titulación, a lo que yo respondo que no soy animadora turística, y que los animadores socioculturales lo que hacen es, brevemente y para que lo comprendan, programar y llevar a cabo proyectos de intervención social.
    También hay algo que no comprendo y es que conozco educadores sociales que saben perfectamente qué es la ASC, sus funciones y su poder transformador y sin embargo 'miran por encima del hombro' a los animadores porque piensan que están 'por encima', valga la redundancia, de ellos...
    Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay quien te mira por encima del hombro, pero es problema de ellos... Yo cuando empecé en esto pensé que no me encontraría egos muy subidos y competitividad y vamos, voy servido últimamente. Lo importante es lo que uno hace y que crea realmente en ello.

      El que se mete en esto (da igual cómo nos llamemos) tiene que tener claro que somos integrantes de equipos multidicplinares que trabajamos en red con objetivos comunes. Lo que sabe un ASC o un Psicólogo no lo sé yo. Y lo que pueda saber yo, no lo saben otros (o no con la misma profundidad) Para eso estamos.

      Saludos.

      @mignesias

      Eliminar
    2. Gracia por tu comentario, Miguel. No añado ni quito nada de lo que dices. Quien no sepa eso, no sabe nada de lo que es su trabajo y para quién lo hace.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Gracias, Raquel. El animador sociocultural nunca ha recibido el reconocimiento profesional que merece. Y la figura del educador social aunque parece que por tener carrera propia ya está todo hecho, ni mucho menos. Ellos mismos saben que no es así. Mientras, creo que no sirve de nada una guerra de denominaciones ya que a ellos, otros los miran por encima del hombre y a estos, otros. Los corporativismos absurdos existen en todas las profesiones. Mientras, los que nos sentimos animadores sabemos lo que somos y por qué lo hacemos. Lo demás, nos debería importar poco.
    Espero que sigas colaborando en el blog cada vez que quieras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Muy didáctico tu artículo Juan F. Debería utilizarse como introducción en los libros de texto de Formación Profesional de Animación.
    La verdad que una está bastante cansada de explicar que es una educadora social (como es mi caso) y una animadora sociocultural (que también lo fui). Pero bueno, supongo que a los que nos gusta nuestra profesión, lo asumimos a pesar del cansancio.
    ¡Buena entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Carmen. Sí, a veces cansa un poco esta historia pero es lo que nos toca. Me pregunto por qué mucha gente es capaz de aguantar un pestiño de informática que no entiende un pimiento y no comprende nada cuando se le habla de ayudar a las personas a crecer como tales. En fin, un misterio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Pienso no nos molesta que no sepan el trabajo que se hace. Es que nosotros lo vemos y sabemos todo lo que se puede hacer y nos da rabia que la gente no lo vea, no porque queramos que nos reconozcan nuestro trabajo. Reconocimiento para que sepan qué hacemos y para qué sirve, no para que nos hagan la ola.

    Saludos

    @mignesias

    ResponderEliminar
  11. No estaba segura, pero creo que me acabas de convencer del todo. Me apunto este año y no se diga más.

    Un abrazo y a seguir luchando por la mejora del ser humano.

    ResponderEliminar
  12. Genail, nos ha encantado! Si no te importa lo utilizaremos en nuestra escuela para que la gente que no tiene ni idea de qué es la Animación Sociocultural, sepa identificarla en lo concreto y cotidiano.

    Cuesta mucho salir del entretenimiento vacío para movernos hacia una animación sociocultural problematizadora y transformadora. Pero bueno, ahí andamos, peleando.

    Un abrazo desde Córdoba!!!

    ResponderEliminar

Este es un lugar para reflexionar, dialogar y exponer. Utilizalo como tal.