Páginas vistas en total

viernes, 21 de septiembre de 2012

¿Aulas para educar? No, gracias.


En una de las frases célebres de personas normales que contiene  una de las secciones del blog,  hay una de una orientadora de un centro de educación secundaria que me gustó: “Todo ha cambiado de 50 años para acá: quirófanos, teléfonos, campos de fútbol, máquinas….pero las aulas siguen siendo las mismas”.

Desde entonces estoy con el runrún en la cabeza con una idea disparatada y que apenas me atrevo a hablar con nadie pero como esto parece que aguanta lo que le pongas y nadie me lo impide, pues voy a ello.



¿De verdad tan poco ha cambiado la educación en un siglo para que sigamos utilizando las mismas infraestructuras para educar? ¿Es una chorrada lo que estoy diciendo? Posiblemente, pero he llevado en esta historia lo suficiente para saber que la metodología es la parte esencial de todo proceso educativo, y dentro del método has de contemplar el lugar donde va a tomar sentido el hecho de la educación.

Las aulas actuales son como las que yo tenía de pequeño hace cuarenta años, bueno perdón, son las mismas a las que mi bisabuelo iba. A pesar de que mucha gente ya advertía, hace lustros, de lo anti sentido común que eran esos espacios, hemos seguido construyendo las mismas estructuras de colegios e institutos. Lo que está claro es que si no ha habido ningún movimiento que provocara un cambio en todo este tiempo es que tampoco habrá sido lo  suficientemente importante para ningún miembro de la comunidad educativa. O, lo más seguro, que como esto es un disparate pues nadie ha reparado en ello. Pero bueno, voy a seguir, es gratis.

Pero aún es peor. Ahora nos encontramos con esas aulas a punto de reventar, con la principal razón de ser de la educación, los alumnos, apiñados como cerdos en un camión. Y si el principal motivo de la educación está así, lo demás es  secundario, importante pero secundario.

El otro  día, un amigo profesor de secundaria que estaba preparándose para ir a Madrid a la manifestación, me comentaba amargamente que se sentía mal ya que iba a protestar fundamentalmente por las rebajas en el sueldo al que ha sido sometido estos últimos tiempos pero que en el fondo se sentía fatal porque participaba de un sistema educativo de mierda donde el alumno era lo menos importante. Al menos, que nos sirva para reflexionar.

Siguiendo con temas metodológicos me atrevo a decir que  las aulas son el paradigma de la anti educación. La disposición de los pupitres es anti pedagógica, contribuye al distanciamiento entre alumnos y profesor y también propicia que se carezca de cualquier mentalidad colaborativa entre los chavales.

Son compartimentos estancos, pequeños y malolientes. Una caja de cerillas que antes o temprano terminará por arder y llevarse por delante a todo el mundo y contribuye a que la educación no sea todo lo efectiva que debiera ser.

Y, lo siento, para mí eso de que cualquier aula es pedagógica si dentro hay un profesor es un disparate más al que nos hemos acostumbrado pero no deja de ser un disparate. Si todos los profesores fueran máquinas de la empatía, la comunicación, la didáctica y grandes conocedores de nuevas metodologías de intervención con jóvenes, pues a lo mejor. Pero, amigos, todos sabemos que eso no es así.

Por todo esto, propongo la idea absurda de acabar con los colegios e institutos. Que no se vuelva a dar clase allí. Esas instalaciones deberían ser aprovechadas para otorgar espacios para la comunidad: asociaciones de todo tipo, grupos de música, talleres organizados por distintas entidades, reuniones vecinales, cursos de formación para pequeños grupos, ensayos de teatro, lugares para pintores y escultores y cualquier iniciativa que pueda requerir de un espacio.

¿Y dónde damos las clases?

Pues en las naves de los polígonos industriales. Que os da risa, a mí también pero más pena me da ver a los alumnos como piojos en costura. Y ahora paso a explicar el disparate.

Casi todos los municipios, en los últimos años, han realizado polígonos industriales a las afueras del centro urbano. Ahora están vacíos y a unos precios casi irrisorios porque no hay empresas para alojarse en esas instalaciones. Infraestructuras grandes y polivalentes donde las haya a las que se pueden acoplar cuantos recursos estimes necesarios y con espacios suficientes para reprogramar  la educación desde el punto de vista del alumno. ¿Por qué no pueden estar cinco cursos juntos del mismo nivel trabajando con cinco profesores a la vez, en donde todos los alumnos rotaran en pequeños grupos para hacer sus tareas diarias, con espacio y conviviendo de forma simultánea con sus iguales?  Porque de qué se trata ¿de educar o de tenerlos controlados? ¿Cómo se educa mejor,  con niños y jóvenes encorsetados y ahogados por un espacio o con una amplia sensación de libertad? ¿Qué es difícil? Pues mira que listo, claro que es difícil. También es difícil encontrar cura para el cáncer y ahí siguen los investigadores rompiéndose los sesos para encontrarla.

Siempre he dicho que cualquiera que vaya a trabajar con jóvenes ha de tener un dominio absoluto de metodologías de intervención específicas con estas edades. ¿Qué quieres, que tu sola presencia valga para que estén todos calladitos escuchándote? Pues no, eso hay que ganárselo con esfuerzo y, sobre todo, conocimiento. ¿No trata de esto la educación?

Además, el profesorado no necesitaría reciclarse sólo tendría que cambiar el chip. No vayamos ahora a montar el contubernio de siempre para que algunas empresas de formación,  amigas del poder de turno, ganen dinero a mantas por dar cursos basura.

Mucho hablar de educación colaborativa, cooperativa y que fomente el trabajo en equipo pero ahí seguimos hacinados en la nada y con lo más importante del sistema educativo a la cola de cualquier reivindicación.

Pues dicho está, si alguien se siente ofendido que observe que esto sólo es un disparate y hay que tomarlo como tal.

¿Y la Universidad? Uff, esos sí que no hay quien los mueva. Empecemos la casa por abajo y así llegaremos con fuerzas para la gran pared.

PD: No lleves el mundo al aula, saca el aula al mundo.

11 comentarios:

  1. Qué colleja me acabas de dar en toda la cara. Imposible pero interesante. Cada vez me gustan más las ideas descabelladas.

    José Mª.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta!! Está claro que lo que está mal es el sistema,en este caso el educativo que es el que nos concierne en este post aunque bien es sabido que lo que falla es el Sistema con mayúscula. Muy interesante, se podría empezar a trabajar sobre alguna idea así. Pero he aquí el problema, quienes están encargados de trabajar en eso, ¿están dispuestos a cambiarlo sustancialmente? Me temo que no, tenemos que cambiarlo desde más abajo aun y más poco a poco todavía. A cualquier sugerencia medianamente disparatada me auno compañeros. A grandes males grandes y originales remedios.
    Un saludo.

    Tomás

    ResponderEliminar
  3. Como siempre rompiendo esquemas!
    Para seguir diciendo disparates pienso que la escuela (desde que iba tu bisabuelo y el mío) esta enfocada a mantener el "status quo" social y económico. A que las cosas no se muevan, a transmitir los valores conservadores. Aún contentos de tener escuelas públcas y profesores que lcuhan por generar mejores maneras de enseñar y aprender. Eso sí los que tienen "posibles" a la privada, que seran las élites. Posiblemente los espacios de apendizaje más libres se encuentran en otros lugares como Ateneus, centros culturales,.... Hay un autor, Pedro García Olivo, que ha hecho todo un discurso y varios libros disparatados alrededor la "antipedagogia" y de que para educar no sirven las aulas.

    ResponderEliminar
  4. Seguiré al autor que me dices. Por lo demás, no añado ni una coma. Gracias por plasmar aquí tu opinión, Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Hola Juan, perdona que te lea tan tarde, pero ya sabes lo que dice el refrán... Nunca es tarde cuando las ideas son muy buenas. Estamos tan acostumbrados a que las cosas funcionen por inercia que a veces no somos conscientes que otra realidad es posible. Se habla mucho ultimamente de que nuestro sistema educativo está caduco y yo también pienso que es así, pero lo más fácil es la comodidad y seguir reproduciendo el modelo de nuestros bisabuelos. Hasta la próxima entrada de tu blog Juan, será un placer leerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen por tu implicación en este blog. Y sí, lo único que quería transmitir que si uno de los sectores con gente más implicada es el educativo y se avanza a paso de hormiga, imagínate cómo andarán el resto y así nos va. Aquí cada uno con su ley cada 4 años y no hay forma de que se pongan de acuerdo. En fin, desde este humilde rincón seguiré diciendo disparates educativos para quien los quiera leer y será un privilegio que gente como tú lo siga haciendo. Un saludo.

      Eliminar
  6. creo que es muy buena idea, como comentas un poco disparatada, pero sin duda a tener en cuenta!

    ResponderEliminar
  7. Mª Carmen Naarro Salvans22 de abril de 2013, 23:32

    Totalmente de acuerdo.
    Ahora más que nunca se necesita un cambio en el sistema educativo, yo creo que en este país la educación siempre ha sido nuestra asignatura pendiente. Es necesario un sistema flexible e independiente capaz de ir evolucionando como lo hace la Sociedad.

    La realidad actual exige un cambio profundo más que nunca, las desigualdades sociales, la falta de futuro para los jóvenes, la diversidad cultural … sin educación no hay forma de enfrentarse a las diferentes situaciones ni de convivir con lo diferente.

    Desde que soy pequeña oigo a unos y a otros vender la educación como el camino hacia el éxito profesional, pero realmente el valor de la cultura está en darnos la posibilidad de desenvolvernos en cualquier escenario y de seguir aprendiendo siempre .. tal vez deberíamos transmitir a los jóvenes el valor del saber por si mismo, porque independientemente del trabajo o de la profesión no hay nada más importante que ser autónomo, incluso cuando las cosas profesionalmente no te va bien, porque eso significa que has conseguido adquirir la capacidad necesaria para poder hacer frente a las posibles adversidades

    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Mª Carmen. No añado nada a lo que has comentado, lo suscribo todo. Espero que sigas dándote una vuelta por aquí y aportando tu opinión.
      Saludos.

      Eliminar

Este es un lugar para reflexionar, dialogar y exponer. Utilizalo como tal.